Sobre la situación política estatal e internacional

Share
 La situación política general, tanto internacional como estatal, se caracteriza por el mismo fenómeno: la crisis. No estamos ante una crisis económica, sino también ante una crisis política. Una crisis en el modelo de explotación y de dominación.

En el ámbito internacional, en su aspecto político, la crisis recoge las dinámicas pasadas de la decadencia de la hegemonía de EE UU como potencia imperialista, desafiada desde el 11-S. Las acciones emprendidas por EE UU desde entonces (las guerras de Afganistán o Irak) no han hecho sino confirmarlo.

Los procesos abiertos en América Latina suponen un desafío al modelo neoliberal y, más concretamente, a la hegemonía indiscutida de los EE UU en la región. Es constatable que esos procesos se han extendido enormemente, con el resultado de las elecciones en Paraguay y la victoria del sacerdote Lugo. Sólo Perú y Colombia quedan como bastiones claros de los intereses yanquis en la zona.

Sin embargo, las dificultades que afrontan estos procesos se acrecientan. La agresividad del imperialismo es cada vez mayor. El intento de golpe de estado en Bolivia, a dos meses de la victoria de Evo en el referéndum revocatorio. Saludamos la retirada de los embajadores yanquis e Venezuela y Bolivia, como una medida de defensa de la soberanía frente a los intentos desestabilizadores y golpistas de EE UU.

El caso de Colombia merece mención a parte. El país entero es un frente de batalla. La presión internacional contra la lucha del pueblo colombiano ha adquirido dimensiones sin precedentes. Prosigue el asesinato de dirigentes juveniles por el gobierno terrorista de Uribe. Prosiguen las detenciones arbitrarias y las torturas. Prosigue en suma, la violación sistemática de los Derechos Humanos por parte del estado colombiano. Pero nada se dice del procesamiento de decenas de diputados uribistas por narcotráfico y vinculación con los paramilitares. La “parapolítca” y la “narcopolítica” son la espina dorsal del uribismo, pero aquí se promociona su imagen de “demócrata”. Por el contrario, se publicita el juicio-farsa de colaboración con banda armada de miembros del PCC como el director del diario La Voz, Carlos Lozano.

La internacionalización del conflicto es un hecho. Ya se materializó con la incursión militar de Colombia en Ecuador. Bajo la cobertura del ordenador portátil de Raúl Reyes se ha orquestado una verdadera campaña política y mediática de acoso y derribo contra la solidaridad con el pueblo colombiano, que esta sufriendo un verdadero genocidio de sus dirigentes populares, señaladamente las y los jóvenes.

En este contexto, no hay que descartar la posibilidad de una retirada paulatina de la presencia militar de EE UU en Oriente Próximo y Asia Central para enviar sus fuerzas a América Latina.

La guerra de EE UU y también la UE contra los procesos de América Latina empezó cuando estos se iniciaron. No ha alcanzado aun una intensidad militar, pero sí se está agudizando. Las ayudas de la UE a Bolivia y Nicaragua (dos de los países más pobres del continente) se han reducido a 0. Las ventajas arancelarías de que disfrutaba Bolivia con EE UU han desaparecido. La Agencia Española de Cooperación Internacional se ha ido de Bolivia. Estas también son armas del imperialismo: guerra comercial, cierre de aranceles o ayuda al desarrollo bajo condiciones políticas.

También debemos atender a un preocupante fenómeno: la estrategia de formación de cuadros políticos que esta realizando la socialdemocracia europea en la región en conexión evidente con sectores del capital financiero. A través de instituciones públicas y semipúblicas de Europa y América Latina y la promoción de programas y proyectos de “ciudadanía social joven”, el capital europeo busca tener una cartera de políticos propios. Es la “Escuela de las Américas” de los políticos del mañana. Lo mismo que hace FAES desde hace años, lo hacen ahora ciertos gobiernos socialdemócratas respondiendo al mismo objetivo: la formación de una generación de dirigentes políticos vinculados y dependientes del capital europeo.

Por otro lado, el conflicto de Osetia ha supuesto un salto cualitativo en este escenario. Rusia ha hecho valer sus intereses como potencia imperialista por medio de la fuerza y ha respondido al desafío que supuso la creación de Kosovo y la ampliación de la OTAN a las ex Repúblicas Soviéticas.

El conflicto osetio no es más que la aplicación de la “doctrina Kosovo” en el Cáucaso, histórica zona de influencia rusa. No puede entenderse ni en términos de liberación nacional de los surosetios dependientes de Rusia ni de los georgianos dependientes de la OTAN. Es un conflicto entre crudos intereses imperialistas donde se hace sentir con fuerza la cuestión energética: el Cáucaso es la zona de nacimiento del oleoducto BTC, vital para el abastecimiento energético de Europa. EE UU pretende controlar esa región sin entrara a considerar los intereses de la UE que, aquejada de falta de recursos energético propios, depende de los suministros del Cáucaso.

En este caso, la UE ha vuelto a jugar el lamentable papel del “poli bueno”. La UE es agotadoramente incapaz de tener voz propia en la escena global. Agotador porque las oligarquías europeas y sus intelectuales orgánicos (frecuentemente vinculados a la socialdemocracia) claman desde hace tiempo por una identidad europea en materia internacional. Estas voces aseguran que las acciones emprendidas por Rusia “no son para tanto”, que “peor estaban con la URSS” y que Rusia debe ser un buen vecino de la UE a parte de su principal suministrador de recursos energéticos. Aquí existe una falla objetiva entre los intereses de EE UU y su estrategia de aislar a Rusia y la necesidad de la UE de una política de buena vecindad con Rusia.

Este cuadro, apenas esbozado, ha sido catalogado como “vuelta a la guerra fría” por algunos medios.

La reciente cumbre de la ONU también se hizo eco de determinadas realidades globales. Una cumbre que estuvo especialmente blindada a opiniones de fuera del ámbito de los estados, a juzgar por la prohibición la presencia de los foros sociales como invitados o de informes de algunas ONGD que acabaron por organizar una contra-cumbre. Paradójicamente, el PNUD presentado en la cumbre, acabó por revelar que la única región del mundo donde está descendiendo la pobreza es América Latina.

Esto es lo referido a los aspectos políticos globales. Descendiendo a cada país encontramos síntomas de una preocupante derechización. Las declaraciones de la candidata republicana a la vicepresidencia Palin sobre la posibilidad de una guerra con Rusia, las declaraciones del Ministro de Interior israelí llamando a EE UU a intervenir militarmente en Irán, las afirmaciones del Alcalde de Roma reivindicando el fascismo o la promesa de rehabilitar la función política de la religión en Francia.

¿Qué se deduce de esto? ¿Cuál es el discurso del neoliberalismo en crisis? Repunte de las tentaciones belicistas, reivindicación de la mano dura frente a inmigrantes y delincuentes, recuperar el “papel político” de la religión (opio para que el pueblo duerma y sueñe) y piropos cada vez menos velados al fascismo.

Una perla de este fenómeno global pudimos verla en un escenario local como el reciente congreso del PP madrileño. En él, el portavoz de Nuevas Generaciones se despachaba a gusto con un público entregado afirmando que “nosotros admiramos a mártires como Miguel Ángel Blanco, no a asesinos como el Che”. Esto es lo que esta por venir.

Y mientras tanto, ¿que ha hecho la izquierda? Pues los partidarios del compromiso histórico han vuelto a hundirse, esta vez en Italia, la cuna del invento, dejando sin diputados comunistas al parlamento italiano por primera vez desde 1945.

En cuanto al aspecto económico, la crisis no deja de revelar hechos interesantes. Tras la quiebra de Lehman Brothers (el 4º banco de inversiones más importante del mundo) y la amenaza de quiebra de AIG, la principal aseguradora del mundo, el gobierno de EE UU ha acudido al rescate de las principales corporaciones de capital financiero.

La globalización neoliberal siempre ha sido sinónimo de financiarización de la economía internacional, es decir, de la especulación pura y dura a escala planetaria, arruinando países enteros. Pues bien, ese capital financiero internacional, tenido por “global”, por estar al margen de los estados, pero con vínculos orgánicos que se revelan ahora tan evidentes con el estado imperialista por antonomasia (EE UU) es el que está quebrando.

El estado ha salido al rescate del capital. Si quedaba alguna duda sobre el carácter de clase del estado, sobre su papel como garante de la reproducción ampliada de capital, esta es la prueba más contundente de las últimas décadas. Con el llamado “Plan” de Salvamento de Bush, estamos ante la mayor operación intervencionista de los últimos 70 años en una economía capitalista.

¿En que se basa este intervencionismo? En inyectar líquido al mercado, señaladamente a las grandes compañías deficitarias para asegurar sus pagos y evitar la quiebra. El estado ayudando a empresas deficitarias. Es exactamente LO MISMO que los neoliberales presentaban como la prueba irrefutable del fracaso del socialismo y la economía planificada. Con la salvedad de que allí las empresas eran públicas y no privadas. Y se dedicaban a la producción, no a la especulación.

Sin embargo, no celebremos este neointervencionismo. En el horizonte siempre está la salida de una especie de “keynesianismo militar”, es decir un capitalismo de estado volcado en el complejo militar-industrial, ya practicado en los aledaños de la Primera Guerra Mundial y en la Guerra Fría.

Este intervencionismo revela la fusión del capital financiero con los aparatos del estado, el llamado capital monopolista de estado. La formación de un bloque de intereses políticos y financieros orgánicamente vinculados.

Si de la fusión del capital bancario y el capital industrial emergía el capital financiero propio del imperialismo, éste en su fusión con los aparatos del estado da lugar al capital monopolista de estado, que tiene una fuerte caída hacia el militarismo. Ejemplo: el complejo militar-industrial de EE UU durante la Guerra Fría.

El dogma neoliberal de un mercado global situado por encima y al margen de los estados ha sido negado por la vida misma, por la propia práctica. A su vez, las estrategias antagonistas que se basaban en la idea de un mercado global como ámbito de soberanía superior, y que trazaban líneas de acción consecuentes con esa tesis, también han sufrido un enorme varapalo.

Otro elemento de la crisis, que no es político y tampoco es puramente económico, es el de la crisis alimentaria. La subida de precios de los alimentos está provocando hambrunas en regiones enteras del planeta. Las zonas más vulnerables son obviamente aquellas donde las alternativas políticas no han adquirido la suficiente fuerza como para plantarle cara al imperialismo. África y regiones del Asia central y meridional se llevan la peor parte. Hemos de señalar las causas fundamentales de este proceso. Más allá de los desarreglos climáticos, que han reducido las cosechas, o el aumento de la demanda, la crisis alimentaria está principalmente provocada por el desvío de alimentos para la fabricación de biocombustibles, la fuerte especulación a la que están sometidos los alimentos, al ser éste un sector de la economía en el que se está refugiando el capital especulativo tras el hundimiento del mercado de las subprimes y los efectos de las políticas neoliberales impuestas por el FMI y el Banco Mundial atentorias contra la soberanía alimentaria.

Otro elemento de la crisis, que no es político y tampoco es puramente económico, es el de la crisis alimentaria. La subida de precios provocada, entre otras cosas, por fenómenos tan lamentables como el del biocombustibles, ha provocado hambrunas en regiones enteras del planeta. Las zonas más vulnerables son obviamente aquellas donde las alternativas políticas no han adquirido la suficiente fuerza como para plantarle cara al imperialismo. África y regiones del Asia central y meridional se llevan la peor parte. Vinculado a esto, un fenómeno que dará que hablar en el futuro: el desvío de capital a la compra de futuras cosechas con el objeto de especular con ellas. Se está gestando una maniobra de “acaparar el grano” a escala global.

Todo esto nos da un cuadro general de crisis donde toman forma la agudización de las contradicciones interimperialistas, el recrudecimiento de la ofensiva del imperialismo contra los procesos democráticos en América Latina, el intervencionismo económico del estado al servicio de los intereses de la oligarquía, la derechización del discurso político incluyendo elementos de fascismo.

En este marco se mueve la situación estatal, con sus propias dinámicas y peculiaridades.

Al gobierno del PSOE se le acumula el trabajo. Con el problema de ETA todavía no resuelto y las maniobras oportunistas de Ibarretxe, la dureza de la crisis le obliga a actuar. Lo primero que intentó el gobierno es negar la mayor, cerrar los ojos ante la crisis. Ahora lo que pretende es echar toda la culpa a factores externos. Es de un cinismo descomunal. La economía española tiene características especiales dentro de su entono, la UE. En el marco del mercado de la fuerza de trabajo destaca la precariedad, el paro estructural, el terrorismo patronal; en el marco de la composición del capital (clave para caracterizar nuestro modelo de desarrollo), la hegemonía del ladrillo y la especulación inmobiliaria. Y es justamente eso lo que hace a la economía española especialmente vulnerable, especialmente indefensa frente a la crisis.

El incremento del paro, que se situa ya en los 2,625.000 paradas y parados, amenaza con hacer quebrar al INEM, lo que a su vez forzaría que el Estado tenga que destinar otros recursos para cubrir las prestaciones por desempleo. Si a esto sumamos otros factores, como la menor recaudación mediante el IVA, el superávit presupuestario, que era motivo de regocijo por parte del gobierno tiene sus días contados.

En todo caso, es clara la intención del gobierno del PSOE de llegar a un gran compromiso con sindicatos y patronal para asegurar la “paz social” en la presente legislatura. La patronal sale con su propuesta estrella de toda la vida: despido gratuito (porque libre ya es, pero gratis no sale) y Solbes responde con lo que ya respondió en 1994 frente a otra crisis: nuevas modalidades de contratación, nuevas modalidades de despido (nuevas fracturas entre la clase trabajadora). Esas medidas le costaron la Huelga General del 27-E.

Otra muestra de cinismo son los golpes de pecho del gobierno a su supuesta política socialdemócrata. Basan esta afirmación en la subida de los subsidios al desempleo y demás prestaciones. Pero se trata de un engaño: es la crisis la que fuerza al gobierno a dar esas prestaciones porque así lo dice la ley. La crisis genera paro y el parado o parada tiene derecho al subsidio. No es la buena voluntad del gobierno la que hace que esto sea así: han sido décadas de lucha del movimiento obrero. Y la necesidad de dar esas prestaciones son las que han arrastrado al estado al déficit, ya que no sólo se gasta más, sino que se ingresa menos por impuestos. De esto se deduce que el peso impositivo siguen llevándolo las rentas del trabajo y no las del capital. Mientras tanto, el BSCH anuncia nuevas ganancias para el presente curso.

Mientras tanto, sigue operando el binomio educación-producción en el contexto del mercado de tal forma que los cambios operados en la segunda se reflejan en el primero, pero siempre desde los intereses del mercado. El nuevo curso se abre con la aprobación de masters e itinerarios que van concretando las políticas de Bolonia, así como el gobierno prepara leyes en la misma línea (recordemos la sintomática inclusión de la secretaría de estado de universidades en el ministerio de I+D+i, desvinculándolo del ministerio de educación). A medida que la necesidad de ajustar el modelo productivo se haga más urgente, la imposición de un modelo educativo coherente será mayor.

Otro frente abierto es el de la financiación autonómica, que lleva al enfrentamiento a CC AA gobernadas por el mismo PSOE. Si la reforma de los estatutos fue la gran pesadilla del gobierno en la pasada legislatura, esto promete ser peor, pues la tensión es mayor incluso dentro del PSOE.

 

Con la inmigración, el gobierno sigue la senda de la derecha europea. Ya fue sorprendente ver en la campaña la virtual identidad de los discursos de Rajoy y ZP sobre el tema y ahora, el frente común Sarkozy-Berlusconi-Zapatero amenaza con convertirse en los abanderados de la UE-fortaleza.

En paralelo a la situación política internacional, en el ámbito estatal también vemos malos síntomas. La ilegalización de ANV y EHAK sigue suponiendo una grave merma de los derechos políticos en el país. Recordemos que se ilegaliza a estos partidos no porque usen la violencia o la legitimen, sino porque no la condenan.

La detención de Remedios García, activista de solidaridad internacional, ha sido una grave llamada de atención. Nuestra capacidad de respuesta no esta a la altura de las necesidades que nos plantea la situación política y la agresividad del enemigo de clase.

Ahora saltan con la iniciativa de la exhumación masiva de las fosas comunes de la represión fascista. La iniciativa es justa, pero la pretensión de desviar la atención de la crisis y el recrudecimiento de la represión es descarada.

Otros temas de los que trata de tirar el PSOE para encubrir su inoperancia son los referidos a derechos civiles, que tan buenos resultados le dieron en el pasado. Ese es el sentido que tiene la aparición en escena del debate sobre la eutanasia: más que la apertura de un debate es una cortina de humo. En cuanto a la reforma de la ley de aborto, esta incluirá un nuevo 4º supuesto donde tomará peso la decisión de la mujer. Sigue sin tratarse, en todo caso, de una ley de plazos articulada sobre la capacidad de decidir de la mujer, ni reconoce el derecho al aborto como un servicio público y gratuito, por lo que se sitúa al margen de las reivindicaciones del movimiento feminista, las asociaciones de mujeres y de la posición que defiende la Juventud Comunista.

Extracto del Informe Político aprobado por unanimidad por el Comité Central celebrado el 28 de septiembre de 2008.

IV Conferencia UJCERM



Get the Flash Player to see this player.

time2online Joomla Extensions: Simple Video Flash Player Module

¡Síguenos!

facebook_64twitter_64youtube_64